La Caca Malapata

La concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Ciudad Real, Manuela Nieto-Márquez, ha presentado esta mañana en el Parque de Gasset el cuento “La Caca Malapata: una caca muy pirata”. Se tratas de una actividad de sensibilización sobre la recogida de excrementos caninos que están realizando los alumnos de las Escuelas Municipales de Verano.

“La Caca Malapata” es un cuento para niños de más de 5 años con el que el Ayuntamiento de Ciudad Real pretende concienciar tanto a niños como a mayores de que los excrementos caninos en las vías públicas, además de ofrecer un aspecto poco higiénico, pueden producir accidentes y enfermedades. Así, se pide a los propietarios de estos animales que recojan los excrementos y los depositen en la papelera más cercana.

Manuela Nieto-Márquez ha afirmado que se trata de “un tema que preocupa, por tanto los excrementos caninos como por los comportamientos incívicos de algunos dueños de mascotas. Hay comportamientos que hay que corregir y qué mejor que desde los más pequeños”. La edil ha añadido que “gracias a este cuento y al trabajo que están realizando los monitores de las Escuelas, los niños y las niñas están sensibilizándose con estos comportamientos y con el cuidado de las mascotas jugando”.

Un cuento del que se han editado un millar de ejemplares, y que también está traducido al inglés (“The Unlucky Poo”) para que los niños conozcan y aprendan palabras que tienen que ver con el medioambiente y la limpieza en otro idioma.

Estas campañas de concienciación no acaban aquí, sino que continuarán en octubre con otra serie de campañas de cuidado de mascotas para sensibilizar a los más pequeños y hacerles ver que este tipo de comportamientos incívicos hay que corregirlos desde la educación

Los talleres los están realizando 10 grupos de niños y niñas de las distintas Escuelas Municipales con un total de 20 ó 25 niños por grupo. Según ha explicado Elvira Sánchez, monitora de esta actividad, tras presentarles el cuento, en primer lugar, los niños lo representan disfrazándose de los distintos personajes, después se realizan unos juegos de recogida de “cacas” de mentira y lo colorean y se realiza un “pintacaras”.