Adopta un abuelo

Esta tarde se ha clausurado en la Residencia Andamarc de Ciudad Real el primer curso del programa de acompañamiento a personas mayores “Adopta un abuelo” que se ha venido realizando desde el mes de septiembre. Los mayores que han sido “adoptados” han recibido un diploma de manos de sus “nietos de adopción”, que también han sido reconocidos por su labor de voluntariado de manos de las concejalas de Acción Social, Matilde Hinojosa; Juventud, Sara Martínez y Educación, Nohemí Gómez Pimpollo.

Una tarde llena de emociones en la que los voluntarios han expresado qué les han aportado las personas mayores que han estado acompañando, y los mayores han reconocido y agradecido esos ratos de compañía y algo más que durante estos meses han estado desarrollando los jóvenes adoptantes.

Además el acto ha servido para nombrar “presidente de honor” de “Adopta un abuelo” a uno de los residentes, Bernardo, que fue el origen de este programa cuando el abuelo de su fundador, Alberto Cabanes, falleció y éste se ofreció a ser su abuelo a partir de entonces. Cabanes reconocía que el programa está teniendo una muy buena acogida, el número de ciudades se ha incrementado y el número de voluntarios también.

El programa se ha desarrollado durante todo el curso en tres residencias de Ciudad Real y Madrid y desde febrero y marzo de este año se puso en marcha en Santander y Granada. Además, según reconocía Cabanes se está a punto de cerrar un acuerdo con un grupo residencial muy importante y se abrirá en ocho ciudades más. “Tenemos 900 solicitudes en lista de espera, por lo que sabemos que podemos implantar este programa en otras ciudades”.

La concejala de Acción Social, Matilde Hinojosa, afirmaba que “nos pareció una iniciativa preciosa, que cómo no íbamos a llevar a cabo. Es uno de los proyectos más bonitos que se han desarrollado durante este año. Puede parecer que es un proyecto muy simple que sólo consiste en que una persona venga a visitar a una persona mayor, pero es mucho más: es compartir una vida, una historia, aprender los más jóvenes de los mayores, los mayores de los jóvenes, convivir y no sólo ha sido ‘vengo a ver a mi abuelo’, sino vamos a disfrutar de las navidades fuera, viendo cómo está la ciudad, vamos a acompañarles al cine, estar en días importantes como su cumpleaños. Es mucho más que un proyecto de acompañamiento. Es compartir una vida.”

El Ayuntamiento de Ciudad Real firmó un convenio de colaboración en septiembre con la Asociación “Adopta un abuelo” para poner en marcha este programa de voluntariado que propicia un acompañamiento de una hora y media semanal durante un curso escolar (de octubre a mayo), respetando las vacaciones de semana santa, navidad y el periodo de exámenes. En total unas 33 visitas, que han sido más por parte de muchos de los voluntarios, a estos mayores en su residencia para que durante ese periodo estén felices y acompañados. Para el próximo curso se procurará la implicación de la Universidad de Castilla-La Mancha para que llegue a un mayor número de personas a través de más voluntarios.