Comenzada a finales del s. XIII, su estilo se incluye en el gótico del s. XIV castellano de sobrio aspecto exterior.

El interior con tres naves, se divide claramente en dos partes. La cabecera, formada por tres ábsides, cubiertos por bóvedas de crucería góticas, alberga la Capilla Mayor, así como sendas capillas abiertas en el s. XVI, dedicadas al Cristo de la Caridad y a la Virgen de los Dolores, decoradas con pinturas murales de heráldica, y grutescos. Destacar en el ábside del altar mayor las pinturas de dragones, identificados como el dragón apocalíptico de siete cabezas, y que al parecer servía de amuleto contra los malos espíritus. En las paredes existen restos de pinturas murales góticas, que debieron formar algún tipo de programa iconográfico relativo a Cristo.

El altar estaba presidido por la imagen de Santiago apóstol en un retablo Barroco destruido al inicio de la Guerra Civil. Fue uno de los edificios más castigados por la guerra, tras la rehabilitación del templo se sustituyó la imagen por la de Santiago a Caballo.

De 1985 a 1989 se rehabilitó el templo por la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha,  tratando de recuperar el aspecto original de la Iglesia en el siglo XIII. El altar mayor se transformó y se dejó únicamente la imagen del santo tallada por Faustino Sanz Hernán.

Destacan también el bello artesonado mudéjar de tradición almohade de las naves, decorado con lacerías formando estrellas y polígonos de ocho puntas, y los escudos de la familia de D. Pedro Muñiz de Godoy, Maestre de Calatrava hacia 1370, los Coello de Portugal, y la Orden de Calatrava. Los delicados colores y detalles del artesonado salieron a la luz tras su restauración entre 2007 y 2008.

Concejalía de Turismo

Cómo llegar desde: