Son numerosos los jardines, parques, plazas y zonas verdes que salpican Ciudad Real convirtiéndola en un auténtico pulmón verde. Los Jardines del Prado, recientemente remodelados, son unos de los más emblemáticos de la ciudad. Se encuentran en una zona rodeada de edificios tan significativos como la casa de Hernán Pérez del Pulgar (Museo López-Villaseñor), la Catedral, la antigua Casa de la Cultura de Miguel Fisac, el Antiguo Casino y el Museo de Ciudad Real. Es un jardín elevado, con dos esculturas homenajeando “La Pandorga”  y en su parte central un templete que invita a actividades musicales en el verano.

El Parque de Gasset, el más tradicional e histórico, inaugurado en 1915 por Don José Cruz Prado fue construido en los terrenos cedidos por el Marqués de Treviño en las cercanías de la antigua estación de tren. Tiene más de 8 hectáreas y cuenta con numerosas especies de interés botánico y cultural. En él se puede contemplar una de las fuentes más emblemáticas de la ciudad: “La Talaverana”, ricamente decorada con cerámica talaverana, además de los bancos con motivos variados del Quijote. De entre las esculturas que engalanan el parque destacan La Cruz de los Casados, La Primavera y el Monumento a José Mª de la Fuente. Además cuenta con zonas dedicadas al juego, gimnasia y servicios de hostelería. Muy cerca se encuentra Museo del Quijote al que podemos acercarnos para disfrutar de una visita cultural muy amena o la Biblioteca Pública.

El Parque del Pilar cuenta con una superficie de casi 80.000 m², incluye un lago con 13.000 m², con una construcción a modo de quilla de barco.
El parque también cuenta con un auditorio cubierto, zona deportiva, paseo principal, áreas de juegos infantiles y juveniles, escenario natural, arboretum, área para perros, plaza de la pérgola de madera, pérgola perimetral, etc. Todo el parque es accesible, contando con rampas de acceso a la pasarela sobre el lago, al auditórium y al embarcadero.

El parque de Juan Pablo II, está situado entre la avenida de las Lagunas de Ruidera y Tablas de Daimiel, frente al nuevo Conservatorio de Música, tiene una superficie total de 23.932 metros cuadrados. Es un parque lineal y abierto en todos sus puntos y accesos, con plantas autóctonas o aclimatadas a nuestro entorno para que el mantenimiento sea más fácil. Encontramos zonas de juegos infantiles, mesas de ping-pong, una fuente circular y una peculiar colina, desde donde podemos observar todo el parque.

Otros como el Parque de Atocha, ubicado a las afueras de Ciudad Real, además de encontrar diversas áreas infantiles y de ocio, en este parque podemos contemplar el monumento dedicado a las víctimas del terrorismo. El Parque de Antonio Gascón, entre el cementerio y la Puerta de Toledo. Con la reciente remodelación que ha sufrido en los últimos tiempos, las zonas deportivas han sido ampliadas, dotándose, además, de diferentes aparatos de gerontogimnasia y zonas de juego para diversas edades. Estos jardines situados en pleno corazón de Ciudad Real y vigilados por la escultura ecuestre de Juan II, son uno de los lugares con más vida y alternativas de ocio de la ciudad. Hoy conservan únicamente un arco del torreón del alcázar mandado levantar Alfonso X al poco tiempo de fundar la ciudad, y que le da nombre hoy día.

Otro de los grandes pulmones con los que cuenta Ciudad Real es la Vía Verde, frecuentada por numerosos ciudadrealeños que quieren practicar deporte o pasear rodeados de naturaleza.

Ciudad Real cuenta con uno de los mayores porcentajes de zonas verdes por habitante de España y es algo que puede apreciarse por todos los rincones de la ciudad.

En la web Vivir los parques podemos hacer un recorrido virtual por algunos de los parques de Ciudad Real.

 

Ciudad Real

Concejalía de Turismo

Cómo llegar desde: